Inauguramos un rincón del Santo Cura Brochero en el jardín de la casa

El pasado 16 de marzo, día en que se conmemora el nacimiento del Cura Brochero, inauguramos en nuestra Casa un "rincón brocheriano". La sencilla pero espiritual ceremonia contó con varios voluntarios y la presencia del padre Flavio Ferretti, de la Sociedad San Juan.


José Gabriel del Rosario Brochero, o más conocido como el Santo Cura Brochero o Cura Gaucho, fue un sacerdote Santo argentino que vivió en la segunda mitad del Siglo XIX en Córdoba y dedicó su vida al anuncio del mensaje de Jesús y al cuidado de los enfermos.



Imagen del Cura Brochero en el Hospice

Los voluntarios del martes por la tarde recibieron participaron de la ceremonia de 30 minutos que se celebró en el jardín de la casa. El clima no ayudó, pero hizo recordar aquella frase de este Santo, que alguna vez dijo "la gracia de Dios es como la lluvia que a todos moja".

El Padre Flavio Ferretti, capellán del Hospice y sacerdote de la Sociedad San Juan, dirigió a los voluntarios presentes unas palabras sobre la vida de Brochero y cómo su amor por los que sufrían puede hoy también guiar a quienes día a día se acercan a servir al Hospice.

"Brochero supo ponerse en segundo lugar, detrás del necesitado. Ya fuera una necesidad material, física o espiritual, siempre estaba dispuesto a dejar su comodidad, a salir de sí mismo y a poner su mirada en el otro", subrayó el padre.

Acompañado de una guitarra, realizó una oración guiada y finalizó la ceremonia con una bendición de la imagen y de estampitas.


Participantes de la bendición de la imagen momentos después del cierre

La estatuilla del Cura fue donada por la Sociedad San Juan. El área de pastoral trabajó en cada detalle, consiguiendo las estampitas y preparando el lugar para que de ahora en más sea uno de oración. El equipo de jardinería, por su parte, dedicó horas para acondicionar el lugar con nuevas plantas.

Desde el 16 de marzo, el rincón brocheriano recibe visitas, tanto de voluntarios como de huéspedes y familiares, que encomiendan al cuidado del Santo sus intenciones particulares.


124 vistas0 comentarios