Buscar
  • Comunicación Hospice

“En la Casa es donde se gesta nuestro espíritu Hospice”

Conversamos con Vicky Massuh, coordinadora general, tras la reapertura del 1° de febrero.


Hace más de 10 años brindamos Cuidado Hospice, fundamentalmente desde nuestra casa en Pilar. Ahora, luego de casi un año de estar cerrada por la pandemia del COVID-19, su reapertura nos llena de alegría y entusiasmo, porque somos conscientes de la necesidad de alivio y acompañamiento.


Vicky contó que “en la Casa es donde se gesta nuestro espíritu Hospice para luego llevar esa llamita a los hospitales y los domicilios.”



Cajas de insumos sanitarios descartables para cada día de voluntarios


Generar un clima de hogar es fundamental para el cuidado que brindamos y todo el equipo interdisciplinario de voluntarios, enfermeras, psicóloga, trabajadora social y médicos, contribuyen a que sea una realidad.


“Si bien la atención que brindamos en domicilios no descuida ningún detalle, hay situaciones en las que la mejor manera de cuidar a una persona es en nuestra casa, con todo el equipo sanitario a tiempo completo ”, aseguró Vicky.


Es Jesús Buen Samaritano quien los espera a ellos, nuestros huéspedes, y nos convocó a nosotros para seguir comprometidos a abrir nuestras puertas, aun en el difícil contexto.

Nuestros voluntarios hicieron un gran esfuerzo el año pasado y hace meses que venían preguntándonos por la reapertura y para todos es una pequeña manera de retornar a la normalidad, recuperando esa rutina semanal de acudir a la casa.

La decisión de abrir la Casa responde a una necesidad muy concreta y compleja, que no cambió y se acrecentó por la pandemia y tiene que ver con todas las personas en el final de la vida, que están sufriendo y con familias desbordadas o sin los recursos necesarios para acompañar. Es también en esa situación en donde el Hospice intenta aliviar la carga y propiciar un contexto de cuidado para permitirles transitar este camino con paz y seguridad”, agregó Vicky.


A pesar de que la pandemia cambió todas nuestras rutinas personales y también modificó el día a día de nuestra institución, en estos últimos 10 meses continuamos cuidando, adaptando nuestra competencia y servicio a una nueva modalidad.



Mensaje de Matías Najún, presidente del Hospice Buen Samaritano, al comienzo del COVID-19


“Tomamos consciencia de que somos la comunidad Hospice Buen Samaritano estemos o vayamos adonde nuestro huésped nos necesite. Nos fortalecimos como equipo, llegamos a lugares que no llegábamos y los voluntarios aprendimos a acompañar de otra manera, con la calidez y es sostén que da la palabra en cada llamado que hicimos.”


La reapertura fue posible gracias a los estrictos y estratégicos protocolos sanitarios desarrollados por todo el equipo. Habrá lugares de cambiado para enfermería, voluntarios y familiares para entrar a la casa con el equipo de protección necesario. “Se pensó con mucho detalle cómo poder seguir cuidando de la mejor manera, sin dejar de lado la seguridad de todos”, subrayó la coordinadora de la Casa.


Está reapertura puso en movimiento a toda la comunidad del Hospice: el equipo de enfermería se reorganizó para poder continuar estando en los hospitales, los domicilios y la casa; diseñó los protocolos, grabó videos explicativos para compartir esas pautas con los voluntarios. Por su parte, un equipo de voluntarios se encargó de poner la Casa en condiciones: limpieza, orden, readaptación de espacios, compras de alimentos, productos de limpieza e insumos.


“Aunque somos sumamente conscientes de los desafíos de esta nueva etapa y lo asumimos con muchísima responsabilidad, nuestra alegría es enorme. ¡El Hospice Buen Samaritano está vistiéndose de fiesta y Jesús Buen Samaritano es quien invitó a los huéspedes!”, concluyó Vicky.

117 vistas0 comentarios